Tan sólo como recordatorio o como nota general, pero creo que es importante, insistir de nuevo cual es origen de todas nuestras actividades.

Tras un viaje en el 2004 conocí la realidad de los bateys azucareros del Este de República Dominicana. Fue el profesor del batey Milagrosa, quien me introdujo en esta realidad. Con él ideamos un campamento eduactivo que sirviera para ofrecer:

  1. Ocio-educativo.
  2. Oportunidades y herramientas de futuro para la comunidad.
  3. Un espacio intercultural de aprendizaje mutuo.

Con estas ideas organicé en España, con conocidos y amigos un primer campamento de contacto y aprendizaje. Este campamento debía ser “sostenido” por una organización, así que con amigos y conocidos con cuya amistad nos ataba cada día más y más, creamos 180º.

Tras tres veranos consecutivos (2005, 2006, 2007) de voluntariado y convivencia hemos aprendido muchísimo sobre la vida de estas personas. De sus cualidades, sus sueños y sus maneras de funcionar. Sobre las dificultades, posibilidades y limites del entorno y hemos revalorizado nuestras visiones sobre el “desarrollo”, la “cooperación” y la “interculturalidad”.

Los campamentos han sido espacios de actividades llenos de novedades, tanto en los juegos, canciones, objetivos educativos y experiencias. Con nosotros, muchos de los niños/as del batey, han conocido el mar, los juegos cooperativos y no competitivos;  talleres de primeros auxilios, han tomado conciencia con las enfermedades de transmisión sexual… y hemos podido construir incipientes puentes que comunican una serie de sentimientos y valores difíciles de explicar sintéticamente, pero que ahí están, pues dan sentido a nuestro día a día cotidiano.

Todas estas actividades siempre se han enfocado de una manera que ellos mismos fueran agentes activos del proceso… Tal vez por esto , tras tres años, un grupo de jóvenes se autodenomino Jóvenes de la Milagrosa Dispuestos a Superarse. (JMDS)

Un grupo motivado en tomar parte de su realidad y contribuir para mejorarla. Desde entonces nuestra función se ha situado al lado de ellos acompañando sus propuestas.

Pero para mejorar las condiciones de vida, también es necesario la intervención en otros ámbitos. Por eso mismo nos plateamos ayudar al Hospital de Guaymate, en un proyecto conjunto, para mejorar la inmunización (vacunaciones de todas las vacunas y dosis que necesita una persona) de las poblaciones de los bateys. Más adelante tendremos que tratar otros ámbitos, como el educativo o el cultural.

Trabajamos y vivimos para (proyecto de vacunas) y con (JMDS) de los bateys y comunidades rurales alejadas de los servicios básicos.

Tags:

Los comentarios están cerrados.