Si bién es cierto que son muchos los bateyes que tienen una escuela, no hemos de obviar: que los salarios bajos, dificultades en el transporte, falta de apoyo institucional, precariedad de espacios y recursos, población en condiciones de hambruna y con un deficit de atención elevadísimo, falta de preparacion del profesorado, falta de profesionales… Un sin número de cosas que sin hacer ningún estudio saltan a la vista y complican muchísimo los primeros años de escuela de los niños  de los bateyes. Convirtiendo en héroes a los profesores y alumnos que realizan un trabajo hasta el final.

Estas escuelas suelen estar dotadas de un profesor que debe dar clase a un grupo multigrado (varios cursos a la vez) de niños desde 1º a 4º o 5º de primaria. Los que llegan a esta 5º (muy pocos comparados con los que empiezan) deben seguir sus estudios en Guaymate, lo que significa pagar un billete que por media cuesta 130 pesos. Practicamente imposible para sus economías. O caminar por los cañaberales distancias de hasta 7 km bajo el sol caribeño, lluvias… Lo que desmotiva a muchos. Pero si tus papeles no están en regla sólo se puede cursar hasta 7º y no se puede obtener el titulo que te permite obtener trabajos minimamente cualificados.

Así que los jovenes de los bateyes, no sólo reciben una educación muy limitada (después de todo su periodo de vida escolar siguen sin entender lo que leen o escriben) y sus opciones de futuro son:

  1. Trabajar en la caña.
  2. Casarse con alguien con más dinero.
  3. Buscar opciones en la ciudad…
  4. Prostitución o delincuencia, en el peor de los casos.

Tags:

Los comentarios están cerrados.