Tras el terremoto de Haití del 12 de enero, 180º C & D realizó un primer viaje (del 18 al 28 de enero) para entregar material de ayuda de primera necesidad en colaboración con otras instituciones internacionales, dicha ayuda fue recogida en un acto de solidaridad con comunidad de Guaymate. La ayuda internacional a nuestra organización continuó días después del regreso. En ese momento nos planteamos la necesidad de un segundo viaje para organizar la forma de hacer llegar dicha donación a dónde realmente sería necesaria.

Es importante destacar que el momento actual Haití está en un periodo de “post-emergencia”, por lo que más que distribuir ayuda, lo importante es planificar que la distribución se enmarque dentro de un proceso a largo plazo. Planificación, trabajo conjunto, cumplimiento de objetivos y evaluación continua. Si se pretende ayudar sin planificación, sin orden, la ayuda no llegará a las personas, y quizá acabe vendiéndose en la calle y  generando disturbios.

Así que volvemos a Haití con la Plataforma de Ayuda a Haití dominicana, el Servicio Jesuita de Refugiados de Haití (SJR) y la Organización Fe y Alegría de Haití. De su mano, entramos a trabajar con los campamentos de refugiados en dos barrios de Puerto Príncipe. Tras el terremoto, los supervivientes, sin casas, se han ido agrupando en diferentes espacios. SJR con Fe y Alegría han apoyado y motivado desde el inicio, la creación de comités gestores en estos campamentos.  Dichos comités tienen reuniones periódicas, por comisiones, en las que participan conjuntamente con SJR y Fe y Alegría. Con cada campamento se trabaja hasta en 5 comisiones distintas, algunas de ellas son: alimentación, refugio, educación, seguridad, sanitarios, salud y cultura entre otras. Estas han sido establecidas por los mismos comités de cada campamento.

En las reuniones de coordinación los miembros de las comisiones plantean cuales son sus necesidades prioritarias. SJR y Fe y Alegría asesoran en el proceso e intentan canalizar la ayuda para cubrir las demandas y propuestas. Se trata de un trabajo que se realiza de manera conjunta y democrática.

Participar en el trabajo en estas comisiones nos permite hablar en primera línea con los lideres de cada comité y trabajar con ellos en la priorización de sus necesidades. En las reuniones se está debatiendo como gestionar la inminente llegada de la temporada ciclónica o como satisfacer los intereses de los dueños de los terrenos, donde están ubicados los campamentos, entre otros temas.

Este modelo democrático y participativo que involucra en todo el proceso al pueblo Haitiano merece nuestro mayor interés y elogio, especialmente al observar que ciertas iniciativas políticas y/o económicas, quizá no confíen que este trabajo de  base pueda tener futuro.

En estos momentos, estamos en coordinación con los campamentos, SJR y Fe y Alegría para coordinar las acciones para que la donación de 180 grados llegue al mejor destino; el elegido por los miembros de las comisiones de trabajo.

Por otro lado, 180º ha pospuesto la iniciativa de realizar un proyecto de voluntariado internacional pues las organizaciones locales valoran más eficiente contratar personal local que contar con voluntarios internacionales puntuales. Una decisión sostenible y meritoria de la que nos hacemos eco para demostrar la importancia del trabajo con las organizaciones locales.

Con el objetivo de mantener informados a los donantes y en contactos con dicho proceso,  colgaremos de forma periódica información en nuestro blog con respecto a las novedades que vayan surgiendo y artículos de opinión sobre las experiencias en Haití.

Atentamente.

Pablo Martín.

Pablo.martín@180grados.info

Los comentarios están cerrados.