Cuando se habla de marginación y exclusión, se puede referir a muchos niveles, pero cuando uno no tiene un nombre, una identidad, es simplemente nadie!!!

Con la historia migratoria de República Dominicana, muchas son las personas que han nacido y se han criado en el país, pero que sus padres o abuelos son de Haití.

Desde el año 2007 se están realizando una serie de procesos, que lejos de regularizar la compleja sociedad, se está excluyendo y marginando a un numero no pequeño de personas por el simple hecho de tener un color de piel o un apellido de origen haitiano.

La Circular 12, la resolución 17 y todo un conjunto de normas menores están violando los derechos de identidad más básicos recogidos en la constitución y en los derechos internacionales. Estamos hablando de la aparición de apátridas, personas que hasta hace unos años tenían documentos vigentes y en la actualidad no tienen validez.

La población ignorante y analfabeta acepta quedarse sin pensión, sin poder ir a la escuela o  la universidad, declarar a su hijo o nieto.

El Servicio de Jesuitas para Refugiados (SJR) esta iniciando un proceso contencioso con el gobierno actual que puede acabar en tribunales internacionales. Para validar y crear conciencia en la comunidad, 180º conjuntamente con SJR ha realizado una reunión formativa en Guaymate y en el día de mañana se realizará un levantamiento para recoger el mayor número de casos.

Felicidades a los jóvenes de Guaymate que hacéis posible este trabajo!!! Sin vuestro voluntariado sería imposible!!! Ánimo!!!

Los comentarios están cerrados.